El Dios Que Adoramos (Live)

Artist: Sovereign Grace Music

CD

Barcode: 6366610034274

£9.99
Grabado en vivo desde la conferencia Por Su Causa. Presentado por Sovereign Grace Music junto con La IBI con el prop�sito de servir a las iglesias de habla hispana con m�s canciones que son teol�gicamente ricas, centradas en el evangelio y musicalmente excelentes. Por m�s de 25 a�os, Sovereign Grace Music ha producido �lbumes para el pueblo de Dios de habla inglesa. Hoy nos sentimos agradecidos de servir a las iglesias de habla hispana a trav�s de la asociaci�n con La IBI y Por Su Causa en una noche de adoraci�n en canci�n. Nuestra oraci�n es que Dios use esta grabaci�n para introducir a m�s hispanos a adorarle con canciones que son teol�gicamente ricas, centradas en el evangelio y musicalmente excelentes. Aunque la adoraci�n es mucho m�s que m�sica, las canciones pueden ayudar a profundizar nuestro amor por Dios y reafirmar las verdades B�blicas por las que vivimos. Cantar sobre la soberan�a de Dios nos capacita para enfrentar el futuro con fe y gozo. Cantar sobre la bondad de Dios trae como resultado vidas que rebosan de agradecimiento. Y cantar sobre la misericordia de Dios para nosotros en la cruz nos recuerda que podemos vivir libres de la condenaci�n, la culpa y el temor al juicio. Oramos para que al cantar y escuchar estas canciones, su amor por Dios, el evangelio, la iglesia y los perdidos se incremente, y que el nombre de Jesucristo sea exaltado en su vida. - Bob Kauflin Al igual que Sovereign Grace Music, nosotros abrazamos estas verdades. Junto con ellos, te invitamos y te decimos: �Venid, glorificad a Dios! �l es m�s grande de lo que imaginamos. Contempla a Dios y ver�s su gloria, nadie es como �l, el Gran yo soy, �Yahweh! Mientras contemples su gloria ser�s quebrantado, ver�s tus pecados y te hallar�s indigno. Sin embargo, podr�s presentarte delante de �l y entrar libremente al trono celestial, a trav�s de Cristo, quien siendo inocente se hizo pecado por el culpable. Al tomar nuestro lugar en la cruz, �l satisfizo la justicia de Dios y aplac� su ira a causa de nuestro pecado. Hay gracia y perd�n para aquellos que habr�an de creer en �l. Esa es la gloria de la cruz, y por eso nos llama a responderle dejando nuestra vida atr�s a cambio de conocerle y convertirnos en siervos para Su gloria. Ven y s� parte de los que clamamos: �Venga tu reino Dios! Que juntos demos a conocer al mundo a el Dios que adoramos. - Luis N��ez